COVID-19 Y LAS COMPRAS: ¿Cómo cuidarme y cuidarlos?

Como las compras de comida siguen siendo una necesidad durante esta pandemia, muchas personas tienen preguntas sobre cómo comprar de manera segura. Actualmente no hay evidencia de que la comida humana o animal o el envase de los alimentos estén asociados con la transmisión del coronavirus que causa COVID-19. Este coronavirus en particular causa enfermedades respiratorias y se transmite de persona a persona, a diferencia de los virus gastrointestinales transmitidos por los alimentos, como la hepatitis A, que a menudo enferman a las personas a través de alimentos contaminados. Para ayudar a protegerse, a los trabajadores de los comercios y a los compradores, es importante tener en cuenta algunas cosas:

Prepare una lista de compras por adelantado. Salga a comprar solo 1 a 2 veces por semana la comida ( si alguien que no sea de riesgo puede hacer las compras por usted evitando que salga, mejor).

Use un tapaboca para salir a hacer las compras.

Lleve sus propias toallitas, o use alguna provista por el negocio para limpiar el manillar del carrito . Si tiene su propio changuito para llevar, mejor. Si usa bolsas de compras reciclables, asegúrese de que estén limpias o lavadas antes de cada uso.

Practique el distanciamiento social mientras compra: mantenga al menos 2 metros de distancia entre usted, otros compradores y empleados del almacén o supermercado. Mantener las manos lejos de la cara.

Lávese las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos cuando regrese a casa y nuevamente después de guardar sus alimentos.

Nuevamente, no hay evidencia de que el empaque de alimentos esté asociado con la transmisión de COVID-19. Sin embargo, si lo desea, puede limpiar el envase del producto y dejar que se seque al aire, como precaución adicional.

Como siempre, es importante seguir estas prácticas de seguridad alimentaria para ayudar a prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos:

Antes de comer, enjuague las frutas y verduras frescas con agua corriente de la canilla, incluidas aquellas con pieles y cáscaras que no se comen. Frote los productos firmes con un cepillo limpio. Para productos enlatados, recuerde limpiar las tapas antes de abrir.

Al desembolsar alimentos, refrigere o congele carne, pollo, huevos, mariscos y otros productos perecederos, como lechuga, dentro de las 2 horas posteriores a la compra.

Limpie y desinfecte regularmente las mesadas de la cocina usando un producto desinfectante disponible en el mercado o una solución desinfectante con lavandina diluida en agua.

Siempre tenga en cuenta los 4 pasos básicos de seguridad alimentaria: limpiar, separar, cocinar y enfriar.

FUENTE: https://www.fda.gov/food/food-safety-during-emergencies/shopping-food-during-covid-19-pandemic-information-consumers

Compartir en:

La Dieta Saludable